Exige la IP prudencia en nuevas previsiones

Luego de que la Secretaría de Hacienda ajustó al alza su perspectiva de crecimiento para la economía mexicana para este 2010, al revisarla de 3 a 3.9 por ciento, el sector privado pidió prudencia y no echar las campanas al vuelo, pues la doble tributación que provocan tanto el IETU como el ISR obstaculizan el desempeño de la actividad productiva y con ello la recuperación económica.

Así lo externó la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), al exigir a legisladores y autoridades no soslayar su obligación de sacar adelante una reforma hacendaria que elimine ya sea el Impuesto Sobre la Renta (ISR) o el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), pues la permanencia de ambos resta competitividad al país y mina la liquidez de las empresas.

En este sentido, el presidente interino del organismo, Humberto Jaramillo, no escatimó en sostener que la aplicación del IETU en un entorno recesivo como el que presenta la economía mexicana tiene más implicaciones negativas que positivas, pues señaló que tan sólo la caída en la captación estimada (mil 952 millones de pesos menos que los esperados en el 2009) es una muestra clara de que sus supuestas bondades no se constatan en una economía que no crece.

"Para los industriales, la insistencia de las autoridades hacendarías por obtener ingresos y subordinar las metas de crecimiento a ese objetivo se traduce en menos posibilidades de reactivación, ya que la política fiscal actual afecta severamente la liquidez de las empresas y va en contrasentido a la necesidad de incrementar el poder adquisitivo", señaló.

A través de un comunicado de prensa, el dirigente de la Canacintra dijo que la existencia simultánea de ambos gravámenes resta eficiencia y competitividad a las empresas, por lo que insistió en que resulta pertinente optar por un esquema que aplique el uno o el otro, dependiendo de la trayectoria económica, lo cual además daría certidumbre.

"Mientras el IETU es positivo en épocas de crecimiento, subrayó, el ISR es ventajoso en una economía con tendencia hacia la baja", afirmó.

Adicionalmente a este efecto, agregó, se suma el hecho de que mientras las economías desarrolladas han incrementado su gasto público, con el consiguiente incremento en el déficit, en México se privilegia y se considera prudente mantener un gasto que no permitirá salir de la crisis en el corto plazo como sucede en otras naciones.

"No podemos desconocer los problemas profundos de la economía mexicana como la gran dependencia de los ingresos del petróleo, la necesidad de mejorar la eficiencia del gasto público y la importancia de una clara rendición de cuentas del gasto gubernamental, pero ello no implica que se abandonen los trabajos para la definición de una Reforma Hacendaria con el fin de elaborar misceláneas que agravan más la situación económica al profundizar la contracción", indicó.

Por ello, urgió a los legisladores y a las autoridades hacendarías a evaluar la pertinencia de aplicar un impuesto que reconozca la afectación de la contracción económica sobre la liquidez de las empresas.

[Alejandro Durán (OEM)]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: