Refuta Javier Lozano un estudio de la UNAM

 El titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Javier Lozano, rechazó la veracidad del estudio "Impacto del incremento en precios en el Poder Adquisitivo del Salario Mínimo en el gobierno de Felipe Calderón", del Centro Multidisciplinario de la UNAM, el cual indica que en lo que va del sexenio la pérdida acumulada del poder adquisitivo del salario de los trabajadores es de 42.7 por ciento.

Aseguró que "prácticamente se mantiene en equilibro el aumento a las salarios mínimos en promedio con lo que ha sido el aumento de la inflación en ese mismo periodo al considerar a familias con ingresos de hasta un salario mínimo". Agregó que para este sector la diferencia negativa ha sido sólo del 0.03 por ciento.

Las cifras del Centro Multidisciplinario y las de la STPS no coinciden. Si bien las de la dependencia muestran índices menores, en algunos puntos muestran un claro aumento en algunos productos de la canasta básica.

En el documento comparativo emitido por la propia STPS reconoce que en lo que va del sexenio (del 1 de diciembre de 2006 al 28 de febrero de 2010) hubo un aumento del 51.04 por ciento en el precio del aceite (no del 125), del 61.28 en el frijol (no del 219.04), del 59 por ciento en el huevo (no del 89.9 por ciento).

Muestra también un incremento del 52 por ciento en el precio del arroz (no del 64.45) y de un 86 por ciento en la papa (no del 190 por ciento). En cuanto al precio de la tortilla, este aumento es mayor al señalado por la UNAM, toda vez que mientras que el centro perteneciente a esta universidad señala un alza del 16.6 por ciento, la STPS reconoce que es mayor y llega incluso al 26.8 por ciento.

Lo mismo sucede con otros rubros como el del gas LP; la UNAM señala un aumento de los medicamentos del 18 por ciento, cuando según cifras oficiales fue del 20 por ciento.

De acuerdo con los cálculos de la dependencia, incluso el precio del jitomate ha bajado en un 33.50 por ciento (lo que contrapone al aumento del 207 por ciento señalado por el centro multidisciplinario).

Al respecto, Lozano expresó que los cálculos de la dependencia se basan en indicadores oficiales, como el Índice Nacional de Precios al Consumidor y las cifras del Banco de México. Aseguró que las conclusiones a las que llega dicho centro son irresponsables, pues su metodología es arbitraria.

"Nosotros partimos de la base de que el Banco de México es el responsable de elaborar el Índice Nacional de Precios al Consumidor, que es un indicador robusto, con confiablidad. Es la fuente formal que se consulta por todos los agentes económicos y analistas para definir realmente cuál es el índice inflacionario", declaró Lozano.

Al defender sus cifras, destacó que los indicadores en los que se basan, además de ser oficiales, consideran, entre otros factores, la proporción del gasto familiar que destina a cada área, así como las marcas y los establecimientos en donde se realizan las compras.

"Además lo hace conforme a la encuesta de ingresos y gasto de los hogares que levanta el INEGI", señaló.

Agregó que en contraste, el Centro de Estudios Multidisciplinarios no da a conocer la metodología ni la fuente de sus datos, "su muestra no es consistente, ponemos en duda el tamaño de la muestra y el levantamiento de los precios, así como de los puntos de venta", aseveró.

Sobre las conclusiones a las que llegó dicho centro aseveró que "no nos sorprende. Sabemos que cada año o cada vez que pueden este centro emite conclusiones que son de un gran impacto mediático, pero de escaso rigor metodológico y de muy poca seriedad".

Sobre el número de personas que actualmente viven con el salario mínimo, indicó que en México llega al 3.08 por ciento de la economía formal, que significan poco más de 411 mil trabajadores, y consideró que en la actualidad un solo salario mínimo no es ni por mucho representativo de lo que hoy en día ganan los trabajadores mexicanos.

Lozano comentó que el salario mínimo actualmente es un referente económico, pues en México no hay una ley que establezca un tope salarial, y explicó que cada año se acuerdan los aumentos salariales en una comisión tripartita en la que participan los trabajadores y los patrones y sólo uno de sus miembros es del gobierno.

Indicó que actualmente 115 leyes federales (que representan el 44.4 por ciento) hacen referencia al salario mínimo, y al respecto señaló: "Para un factor de indexación es un factor muy relevante que debe ser tomado en consideración".

Por todos estos factores, dijo, "el que se diga que en el lo que va de la administración del presidente Felipe Calderón el poder adquisitivo se ha perdido 42 por ciento es una mentira. Por eso nos referimos a los datos duros del Banco de México".

En cuanto a los incrementos a los salarios, detalló que en 2007 fue de 4.32; en 2008, de 4.42; en 2009, de 4.4, y en lo que va del año ha sido del 4.85 por ciento.

[Doina García (OEM)]

Anuncios

One Response to Refuta Javier Lozano un estudio de la UNAM

  1. Pingback: Tweets that mention Refuta Javier Lozano un estudio de la UNAM « CANACO SERVyTUR Irapuato -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: